Sin comentarios todavia

I Encuentro Inspectorial de Tiempo Libre de la Inspectoría “Maria Auxiliadora”, de Salesianas

El pasado fin de semana, 21-23 de febrero hemos vivido el I Encuentro inspectorial de Tiempo Libre en Sanlúcar. Un encuentro esperado y deseado en este camino como nueva Inspectoría. Una representación de 126 animadores y hermanas de 32 centros juveniles de toda España convocados para sentirnos familia, para vivir una rica experiencia formativa por los contenidos, por el encuentro, por crecer en sentido de pertenencia.

Desde nuestra Federación Valdoco hubo una amplia representación de 36 participantes (28 animadores y 8 FMA) de 9 centros juveniles diferentes.

La mañana del sábado fue animada por los jóvenes representantes de la Inspectoría en el Consejo permanente del MJS que, junto con S. Chary García, inspectora, nos ayudaron a profundizar en nuestra raíces, en el Espíritu de Mornese, en el Sínodo de los jóvenes. A modo de diálogo abierto fueron exponiendo de forma variada lo que la Iglesia, a la luz de nuestra carisma, espera de los jóvenes. Al final en la reflexión por grupos concentramos todo, como si de una destilación se tratara, en 5 elementos fundamentales para que nuestro corazón pueda latir en salesiano.  Alegría, compromiso, fe , acompañamiento, formación… fue el eco.

Por las tardes, cuatro talleres rotativos en torno al Sistema Preventivo, el Itinerario de Educación en la fe, la llamada a la pro-vocación y la animación, completaron una jornada que concluyo con una intensa vigilia de oración – concierto que con la música nos invitó a liberarnos de nuestras caretas, nos recordó al llamada a ser luz y agradecer todo cuanto recibimos de nuestro Dios y de las personas que, como bendición, Él pone en nuestro camino.

S. Chary, en las tradicionales buenas noches, nos invitó a encarnar una bonita definición de la palabra AMOR. Así compartía su experiencia, «amar es querer el bien del otro y procurarlo, y ahí es donde nos jugamos la vida, ahí es donde sentimos la fragilidad, y es ahí donde nos jugamos la felicidad. A todos nos une la realidad de educadores salesianos, educadores enamorados, personas que aman y que tiene la suerte de acompañar a otros. ¡Que suerte tenemos de poder dedicar tiempo, energía, vida, ser cauce para que otros entiendan que la vida se forja ahí, en querer el bien de los otros y procurarlo!» 

Durante la mañana del domingo tuvo lugar una alegre feria, donde cada Centro Juvenil tenía la ocasión de compartir con los otros su realidad, su forma de hacer, buenas prácticas en su deseo de llegar a los niños y jóvenes… Momento para compartir, para conocernos y para crecer como Inspectoría.

Regresamos a casa con el corazón lleno de nuevos nombres, de ilusión, de ideas, de empeño por «querer el bien de los otros y procurarlo», de gratitud a quienes han hecho posible este encuentro de familia.

Comentarios cerrados.